Twitter te hace pensar que eres sabio,instagram que eres fotógrafo y facebook que tienes amigos. El despertar va a ser duro.
(Leído en redes sociales)

sábado, 12 de diciembre de 2009

NAVIDAD PARA TODOS


En la mítica ciudad de Río de Janeiro se erige el árbol de Navidad más grande del mundo, tal como lo indica el libro Guiness de los récords. En la laguna Rodrigo de Freitas, A Lagoa, como la llaman los locales se alza una estructura flotante de 810 metros cuadrados de base y 85 metros de altura, que es el pino navideño más grande del mundo.

El sábado pasado por la noche encendió sus luces una vez más, para dar comienzo a una nueva temporada de Natal

Aunque el árbol se instala desde 1996, es desde el año pasado que mide los imponentes 85 metros, siendo así el más alto del mundo. En esta ocasión, 52.000 metros de mangueras luminosas lo rodean, 15.000 más que el año anterior. 2,9 millones de lámparas se encienden por las noches despertando el espíritu navideño carioca.

Hasta el 6 de enero, se encenderá cada noche, y los sábados será acompañado por un show de fuegos artificiales. Además, alrededor de la laguna hay un circuito para caminar, o para bicicletas, disfrutando de las tenues luces de este coloso.

Una vez más, los brasileños dan cuenta de su espíritu festivo, que no mide esfuerzos a la hora de enaltecer una celebración.

Más allá de algunos de sus íconos más representativos, otra de las postales de la ciudad de Rio son sus asentamientos irregulares, conocidos en Brasil como favelas, muchas de ellas ubicadas en plena zona turística.
Existe un gran número de favelas en barrios de clase media y alta, y no es extraño que algunas casas humildes en los cerros queden ubicadas a pocos metros de suntuosas propiedades.

Uno de los grandes contrastes de riqueza y pobreza de este planeta.

2 comentarios:

Conciencia Personal dijo...

Así son los contrastes: mientras alguien ríe otro llora inmensamente. Los pobres cenarán lo diario, los ricos cenarán gracias al esfuerzo y explotación de los pobres...

Un abrazo casi navideño, Monique.

F.A. dijo...

El marketing (en este caso de una ciudad) arrastra con todo...
Es más importante "vender" bien a una ciudad que será en breve olímpica que eliminar su pobreza. Por ello se invierte más dinero en lo primero.