Twitter te hace pensar que eres sabio,instagram que eres fotógrafo y facebook que tienes amigos. El despertar va a ser duro.
(Leído en redes sociales)

viernes, 8 de diciembre de 2017

Pistas para educar compartiendo el momento de escribir la carta a los Reyes Magos.

Resultado de imagen de carta a los reyes magosLa llegada de la Navidad se convierte en un  motivo de alegría, ilusión y felicidad para muchas personas pero sobre todo, para los niños. Aunque a todos nos gusta recibir regalos, hay que recordar que la magia de la Navidad no está en los regalos, está en la ilusión y en las sorpresas, en compartir y recordar momentos y personas.
Como padres debemos ayudar a los pequeños a mantener esa ilusión, entusiasmo y magia. Así podemos fomentar esta intención en el momento de escribir la carta a los Reyes Magos.
La carta a los Reyes Magos es una forma indirecta y perfecta, a través del juego, para educar en valores y entrenar determinadas habilidades necesarias para la vida real.

Para llevar a cabo perfectamente este momento debemos tener en cuenta las siguientes cuestiones:

1) Momento de reflexión: Dependiendo el valor que demos los padres a la verdad y a la mentira, los niños serán más o menos sinceros el día de mañana. Es el momento para que, estando juntos, refelxionemos sobre el comportamiento que ha tenido cada uno a lo largo del año, reforzando en mayor medida aquellos en los que se ha progresado de manera positiva y a la vez, reconociendo errores y comprometiéndonos para una mejora.

2) Solidaridad: Debemos involucrar a los niños en el altruismo. Una tarea divertida será hacer un inventario de las cosas que se podrían donar a niños con dificultades a los que se les podría hacer felices, exponiéndolo en la propia carta a los Reyes. Aquí estamos trabajando la solidaridad pero también la empatía y saber desprenderse de cosas propias.

3) Toma de decisiones: Elegir con sentido el hecho de porqué se piden determinados regalos y no otros. Explicar el hecho de que los Reyes vienen desde muy lejos cargados de regalos para todos y no se debe pedir sin sentido.

4) Entrenamiento para la frustración: debemos ir trabajando desde edades tempranas la aceptación. Explicar que quizá no lleguen todos los regalos que hemos pedido. "No siempre salen las cosas como uno quiere y/o merece a pesar de esforzarnos"

5) No a la postergación: Trasmitámosles organización. Hacer la carta lo antes posible para facilitarle las cosas a los Reyes Magos (empatía), también para no vernos agobiados dejando todo para el final y así asegurándonos de que la carta les ha llegado.

Es un gran momento para seguir alimentando su ilusión porque debemos recordar que ellos aprenden hasta cuando no les estamos enseñando.

@tamaradelarosa

viernes, 24 de noviembre de 2017

La mentira del Black Friday. "Oda al consumismo"

Resultado de imagen de black fridayLa Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha comprobado, tras años monitorizando precios por estas fechas, que en la mayoría de los casos en los Black Friday "apenas hay rebajas" y las que hay "no suelen ser significativas"

La OCU ha comprobado que las rebajas que anuncian las empresas en el Black Friday distan mucho de la realidad. Lo asegura en un comunicado, en el que ofrece una serie de recomendaciones para el próximo viernes -que se celebra el Black Friday- como que no hay que dejarse llevar por la inercia para no hacer "compras innecesarias".

"Tras monitorizar los precios durante varios años, la Organización ha comprobado que, en la mayoría de los casos, durante el Black Friday apenas hay rebajas y cuando las hay, no suelen ser significativas", señala la OCU.

En este año y desde el pasado 24 de octubre, también está haciendo un seguimiento a los precios de 13.000 productos de las principales tiendas online para comprobar si las ofertas y promociones de estos días "son realmente tales".

De momento, avanza, parece que los precios "se mantienen o tienden levemente al alza".
No obstante, "para sacarle partido" a esa fecha, la OCU ha elaborado un decálogo en el que, entre otras cosas, invita a los consumidores a hacer una lista para evitar compras compulsivas y comparar precios del mismo producto.

También recuerda que aunque son rebajas el servicio postventa y las garantías son las mismas de siempre, que los productos rebajados tienen que tener la misma calidad y debe figurar el precio original o el porcentaje de la rebaja. 

Hay que conservar la factura de la compra para una posible reclamación y aconseja que ante algún problema lo mejor es actuar igual que en cualquier otro momento porque en los periodos de rebajas "se recortan los precio pero nunca los derechos".

martes, 21 de noviembre de 2017

Basado en hechos reales. "La carta de un cliente a Iberdrola que se ha hecho viral por la negligencia más absoluta"


Resultado de imagen de iberdrola roba

Muy buenas noches y saludos cordiales a todos los integrantes de esta gran familia que es Iberdrola.




Por fin, es un gran orgullo y una gran satisfacción poder informaros que ya funciona mi caldera y nuestra familia puede disfrutar de forma agradable de vuestro gran servicio de gas y luz. Tras doce largos días de espera y esperanza, el pasado martes a las 17,06 el técnico irrumpió en nuestra casa, el cual fue recibido con aplausos y gran jubilo e incluso,según fuentes fidedignas, fue vitoreado hasta en tres ocasiones. Varios vecinos amigos se sumaron a tal evento compartiendo nuestra alegría. Se oían voces lejanas de "torero" según recogió una web local de noticias.


Tras doce días de frío y de una continua fuga de agua de nuestra caldera, la importante firma Iberdrola tuvo a bien dignarse y ponerse en contacto con nosotros para que alguien reparara el desperfecto, todo un orgullo por nuestra parte puesto que el pago de 125 euros por tarifa plana consideramos que quizá sea tan bajo que no seamos dignos de recibir tal reconocimiento.







En estos doce días la familia ha recibido muestras de ayuda a modo de calefactores, estufas,mantas eléctricas, incluso se llegó a debatir si no estaría de más contratar una empresa que viniera a dar abrazos y frotas por la espalda para subir la temperatura de los afectados. Cuestión que se desechó en el último instante para proteger a los integrantes de la empresa debido a las bajas temperaturas de la morada.


Con estos aparatos, la factura de luz ha subido considerablemente pero como también pertenecemos a Iberdrola, hemos mantenido siempre la sonrisa y el estado de bienestar al confiar en todos vosotros.


Cual ha sido nuestra sorpresa, que debido a la fuga de agua de la caldera, la pared de una habitación contigua ha comenzado a descorcharse por el agua acumulada al otro lado, pero como queda bonito y tiene un cierto aire vintage, pues estamos encantados.







Lo mejor de todo esto ha sido que el técnico alegó que él no vino antes puesto que Iberdrola, no se había puesto en contacto con él mientras que los operarios al otro lado del teléfono nos decían que el técnico no quería venir. Todo un gran argumento de película de cine español actual donde todos se ríen de todos para que todos sean felices de la propia autocaricatura de los afectados*

A todo esto, ningún personal de Iberdrola se ha puesto en contacto ni durante, ni después del arreglo con nosotros para ver si este desaguisado había quedado solucionado. Entiendo, de veras, pero de veras, de veras, que no soy digno de que entres en mi casa porque una palabra tuya bastará para sanarme. Eso sí, el gran community manager que maneja el twitter de Iberdrola ha sido el único interesado durante todo el "proces" en saber si todo iba sobre ruedas y ha tenido el valor de preguntarme: "en una escala de 1 a 10 que nota le pondría". Evidentemente, he creído que era una broma de la añorada película de Manolo Summers "Todo er mundo e güeno" y no quise valorarlo.

Tras este bonito recuerdo que supongo hacéis solamente a los clientes VIP y a mí (porque yo lo valgo) me ha dicho un pajarito que me vais a indeminizar con dos meses gratuitos tanto de gas como de luz. Me parece un exceso, pero vamos que si insistís no nos quedara más remedio que aceptarlo.

Me comentan que esta carta sería divertida hacerla viral pero no voy a ser tan malo después de ese exceso que vais a hacer conmigo tras vuestro pequeño error.

Sin otro particular y esperando que hayáis pasado un rato divertido, ameno e incluso sarcástico, me despido con un saludo afectuoso.

A sus pies. Como diría López Vázquez

CLIENTE Nº XXXXXX

NOTA: si no habéis entendido la finalidad del mensaje preguntad en la oficina del consumidor.

Seis días después de envíar la carta, IBERDROLA, muerto de vergüenza, aún no se ha puesto en contacto con el cliente.

(Basado en hechos reales)

jueves, 12 de octubre de 2017

El 55,4% de niños y adolescentes no realizan la actividad física recomendada

Resultado de imagen de niños y adolescentes obesos
La población europea, incluida la española, es cada vez más sedentaria. Y es que los cambios en el estilo de vida han provocado que nuestra actividad física sea cada vez menor, hasta el punto de que, cuando menos para una gran proporción de españoles, el ejercicio físico se haya convertido en una mera cuestión de ocio. Y en el caso de muchos niños, cada vez más apegados a sus televisores y ordenadores, ni eso. De hecho, un nuevo estudio coordinado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y publicado en la revista «PLOS ONE» alerta de que el 55,4% de los niños y adolescentes de nuestro país no cumple ninguna de las recomendaciones de actividad física. 
Un porcentaje que, en el caso de los adultos y personas mayores, se establece en el 27%.

Como explica Marcela González-Gross, catedrática de Nutrición Deportiva y Fisiología del Ejercicio de la Universidad Politécnica de Madrid y directora del estudio, «las recomendaciones internacionales indican que los niños y adolescentes de entre 5 y 17 años deberían realizar, al menos, 60 minutos diarios de actividad física de moderada a vigorosa, lo que equivale a 420 minutos semanales. Sin embargo, algo más de la mitad de los participantes en nuestro estudio entre los 9 y los 17 años no cumple esta recomendación».
Ejercicio insuficiente

El nuevo estudio se ha centrado en los análisis de los patrones de actividad física de la población española registrados en el macroestudio científico ANIBES, trabajo en el que además del referido ejercicio físico se evalúan los datos antropométricos, la ingesta de macronutrientes y micronutrientes, y los datos socioeconómicos de la población.

El problema es, sin embargo, que «una proporción alta de la muestra no cumple estas recomendaciones», advierte la investigadora. Concretamente, «el 55,4% de los niños y adolescentes y el 27% de los adultos y personas mayores participantes en el estudio científico ANIBES no cumplen ninguna de las recomendaciones de actividad física».

Y en este contexto, y además de la edad –los adultos parecen ser más ‘cumplidores’ de las recomendaciones que los menores–, ¿hay algún otro factor que influya sobre estos patrones de actividad física? Pues según los resultados, sí. De hecho, la localización geográfica, el tamaño de la población de residencia o el nivel de estudios condicionan el nivel de adherencia a las recomendaciones. 
 
Como incide Marcela González-Gross, «el 55,4% de los participantes en el estudio científico ANIBES entre los 9 y los 17 años no cumple las recomendaciones. Pero esta cifra asciende hasta el 73,3% cuando hablamos de población femenina en este mismo rango de edad. En lo que se refiere a los niños y adolescentes varones, el porcentaje de no cumplimiento es del 44,5%».


En definitiva, la mayoría de los menores de nuestro país no cumple con las recomendaciones de actividad física, lo que supone un mayor riesgo de desarrollo de obesidad y de sus enfermedades asociadas –entre otras, las cardiovasculares y la diabetes–. Y llegados a este punto, ¿qué sucede con los adultos? Pues que si bien el porcentaje de aquellos que siguen estas recomendaciones es mayor, aún dista mucho de poder ser considerado óptimo. Y es que hasta un 27% de los adultos y personas mayores hace caso omiso de estas recomendaciones.

Como recuerda Marcela González-Gross, «en lo que se refiere al grupo de adultos y personas mayores, esto es, la población con edades comprendidas entre los 18 y los 75 años, las recomendaciones sugieren realizar, como mínimo, 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física vigorosa cada semana. En este sentido, el 27% de este grupo de población dentro del estudio científico ANIBES no cumple ninguna de estas dos recomendaciones. Si nos referimos exclusivamente a la actividad física moderada, el porcentaje de no cumplimiento aumenta hasta el 36,2%, y hasta el 65,4% cuando se trata solamente de actividad física vigorosa».

Es más; de manera similar a como sucede con los menores, el sexo vuelve a ser el factor más influyente a la hora de practicar ejercicio físico. Pero en este caso, y cuando menos desde un punto de vista porcentual, la población masculina se muestra más sedentaria que la femenina.

jueves, 29 de junio de 2017

A las puertas de la adolescencia. Pequeño manual de actuación

Resultado de imagen de preadolescencia   
La Adolescencia es esa época de la vida que erróneamente temen tanto los padres. Cuando llega el momento, una de las más frecuentes quejas que expresan los padres y madres  es la falta de sintonía con sus valores. Creo firmemente que en la adolescencia no aparecerá nada que no se haya cimentado en la infancia. Aquello valores que consideremos valiosos para nuestros hijos para cuando lleguen a la edad adulta deben de trabajarse desde la más tierna infancia. Pretenderlo hacer en la adolescencia será no imposible pero si muy costoso. Por ello es decisivo que como padre / madre o educador no dejemos para mañana (adolescencia) lo que puedes y debes hacer hoy (infancia).
A continuación te recomiendo leas este articulo que al respecto de lo anteriormente escrito me parece muy interesante para todos aquellos que somos padres o educadores de menores antes de la adolescencia:
Tengo un niño de 11 años increíble. Es inteligente. Me hace reír todos los días. Es amable y generoso. Pero a pesar de que todos los días pido al universo que, por favor, detenga el tiempo, mi hijo se está haciendo todo un hombre. Creció más de siete centímetros a lo largo del verano y ya casi me supera. Las últimas zapatillas que le compré eran un 44. Cada vez que me tropiezo con sus enormes Nike en el salón, me doy más cuenta de que está cambiando. De forma extraordinaria y, en parte, aterradora, mi hijo se dirige inevitablemente hacia la etapa adulta.

Mi hijo y yo nos encontramos en un período de transición único. No es ni adolescente ni niño. Ahora que está a punto de que le salgan granos y vello y de que se le revolucionen las hormonas, empiezo a pensar en el tipo de adolescente que quiero que sea dentro de dos años. Y en el tipo de hombre en el que quiero que se convierta al final. Hay tantas lecciones de vida que quiero enseñarle. Hay muchas habilidades que necesita para ser un hombre bueno en un mundo a veces no tan bueno.



Aquí van diez lecciones que quiero que mi hijo aprenda antes de la adolescencia:





1. La amablilidad es poder, no debilidad. La dulzura es fuerza. Al igual que la empatía. Ser cruel no forma parte de la hombría. Ser bueno no significa ser débil. Con demasiada frecuencia subestimamos el poder de la amabilidad para cambiar el mundo.

2. El cuerpo de una chica le pertenece SÓLO a ella. Sea quien sea, no tienes nada que decir. Independientemente del tiempo que llevéis saliendo. Ella pone las reglas en su cuerpo. Del mismo modo, tú pones las reglas en tu cuerpo. Un chico también puede decir que no.

3. Expresa tus sentimientos. Usa tus palabras. No lo reprimas. No lo escondas. Nuestros sentimientos son lo que nos hace humanos completamente desarrollados. No seas un hombre de las cavernas.

4. Cocina, limpia y haz tu propia colada. Todos los hombres deberían ser capaces de cocinar algo rico (o, por lo menos, comestible), limpiar lo que manchan y lavarse la ropa. Y, por favor, que no se les ocurra decir -ni pensar- que eso es trabajo de mujeres.

5. Di “por favor”, “gracias” y “perdona” todos los días. Los modales son importantes. Aunque se hayan ido olvidando en este mundo moderno, los buenos modales te diferenciarán del resto. En la escuela. En el trabajo. En tus relaciones futuras. Así llegarás lejos.

6. No confíes en todo el mundo. Pero confía en alguien. La gente se tiene que ganar tu confianza. No la regales alegremente; dásela a la gente que la merezca. Todos necesitamos un círculo interno de amigos que nos respalde.

7. Un poco de confianza va bien, aunque tengas que fingirla. Habrá momentos en los que tengas que aparentar, te lo aseguro. Pero recuerda que eres inteligente. Recuerda que eres capaz. Que tienes talento. Tienes lo que hace falta para que tus sueños se hagan realidad. Cree en ti mismo.

8. No cuentes a tus amigos los detalles amorosos. Es una falta de respeto. Es aprovecharse de la vulnerabilidad de la otra persona. Tus amigos no necesitan saberlos. Deja que se lo imaginen.

9. A veces, las bromas no son de buen gusto. Sabes que yo soy fan de la ironía. El sarcasmo bien ejecutado es una de mis cosas preferidas. Y tú lo compartes conmigo. Pero no siempre es oportuno. Hay cosas más importantes que eso. Como la amistad. La amabilidad. Antes de hacer una broma, piensa: ¿merece la pena?

10. Explora el mundo. Sal. Ve cosas nuevas. Explora nuevos lugares. Amplía tus horizontes. Prepara una mochila y recorre Europa, viaja a África. Camina por una selva tropical. Cultiva una visión más cosmopolita. Yo siempre seré tu vínculo con el hogar.

jueves, 13 de abril de 2017

¿Cuál es el motor que mueve tu vida? (Descubre en este test el sentido de tu vida)



Resultado de imagen de el motor de tu vida¿Que te hace vibrar? ¿Qué cosa te sacude desde dentro y te quita la respiración, así sea por unos cuantos segundos? ¿Qué fuerza te hace ascender y después no quiere hacerte bajar? Hay algo que no podemos entender y que nos ocurre muy de tanto en tanto, de manera inexplicable. A veces un curioso vigor nos resucita de la monotonía. Todos tenemos algún milagro pasional escondido que nos empuja, que nos mueve al compás de un ritmo personal no imitable: impulso vital, interés absorbente, sentido de vida.

¿Qué te mueve? Pero no desde la teoría o la carga de los conceptos, sino de verdad, con los huesos y las entrañas. ¿Qué te hace conmocionar hasta perder el norte y encontrarte cara a cara con la brillantez del ingenio o la oscura sombra de la tristeza? Es que en un instante se puede justifi car la vida entera. Los motivos para vivir pueden ser extraordinarios o sencillos. Lo importante es que sean tuyos, que aparezcan en cada pulsación y se expulsen en cada bocanada de aire que te mantiene en pie.

¿Hace cuánto no te emocionas sin razones valederas, o con aquel beso inesperado, ilógico, que alguien te regala por la espalda? La modorra te ha vuelto torpe, ya no persigues imposibles, ya no te dejas asfi xiar por la ilusión, ya no te seducen las quimeras. Y si nada te mueve y nada te sorprende y apenas te ríes y casi nunca sonríes, te estás apagando. Necesitas que el frenesí de la irreverencia a veces te revuelque, como cuando no escapas de la lluvia por miedo a mojarte o dejas que el amanecer se meta por tu piel. Sé que te pasa alguna vez, y aunque te asustas, lo disfrutas, porque secretamente te rebelas y dejas correr la imaginación hasta agotar reservas. Tienes el don de emocionarte hasta rabiar, de vibrar bajo el calor de una idea, de bailotear en la meta que parecería inalcanzable, de producir vida, de mirar al sol cara a cara, de soplar en el viento, de indignarte y amar hasta reventar.

No te resignes a la quietud, a la rutina atrevida y arrogante que ostentan los aburridos. Movilízate como una manifestante de tu propia identidad, deja que tus creencias sanas te rebasen, explora el gusto de sentir los sentidos, pégate a lo que te mueve, a lo que incluso te incomoda. No te resignes a vivir de la mano de la mediocridad agarrada a lo predecible, siempre lo predecible.

Pregúntate qué quieres de verdad, qué añoras en aquel relámpago infi nitesimal que sacude antes de dormir, qué te revoluciona ¡Júrate a ti misma que nunca dejarás apagar la llama que alumbra tu esencia! ¡Enciende una fogata en tu corazón! Solo así estarás viva. Sin pasión no serás más que una triste réplica de ti misma: el pobre encanto de una existencia molesta y cansada. Tú decides si perseveras en tu ser y lo expandes o si lo haces involucionar a su mínima expresión. ¿Qué te mueve en la vida? Si no los sabes, malo; si no lo buscas, peor. Está ocurriendo

Descubre tu sentido en este enlace:
TEST (Búscate)


Vivir sin wifi: Vivir sin la tecnología posterior a 1986

 
 
Resultado de imagen de vivir sin wifiLa tecnología nos ayuda, no cabe duda, y también nos puede llegar a saturar, que ya sabemos todos que eso de estar siempre “conectados”, entre whatsapps, correos electrónicos, skype, Facebook, Twitter,.. da a veces ganas de gritar. Seguro que alguna que otra vez has pensado que vas a aprovechar el fin de semana para “desconectar”, pero sé sincero: ¿has conseguido desconectarte del todo-todo? A estas alturas de la película, nos parece que lo de vivir sin Internet, sin redes sociales y sin smartphone forma parte de otra vida, y el hecho es que olvidarnos el teléfono en casa es uno de los pocos motivos (si no el único) que nos hace volver.

Ya no hay vuelta atrás. ¿O sí?

Todo esto viene porque esta semana he escuchado en el telediario la historia de una familia de Canadá que se ha propuesto demostrar que sí, que a estas alturas sí que se puede vivir sin Internet y sin teléfono móvil inteligente. El caso es que esta familia, padre, madre y dos hijos pequeños, han decidido desterrar de sus vidas toda tecnología posterior al año 1986 (vale, ya sé que muchos de vosotros seguramente no habíais ni nacido, pero admito que yo aún me acuerdo, con nostalgia, de las cintas de vídeo Beta, de rebobinar con un boli las cintas del radiocasete y de sintonizar el canal UHF en la televisión, que sí, ¡ya era en color! ;)).

Vuelta a la tecnología de 1986

Se trata de un experimento sociológico con fecha de caducidad: hasta abril de 2018. Hasta entonces, mandarán cartas escritas a mano (les deseo suerte en la búsqueda de un buzón de correos) en lugar de correos electrónicos, verán películas de vídeo en VHS en lugar de series online o televisión por cable, los niños no verán ni en pintura un videojuego y cambiarán los smartphones por un teléfono fijo de los de disco (sí, esos que son ya casi joyas en los anticuarios).


El caso es que no son los primeros que se han propuesto superar el reto de dar la espalda a la tecnología. Ya el año pasado un periodista de Estados Unidos, hastiado y estresado por la “dictadura” de la era tecnológica, llevó a cabo un experimento similar.



Durante un año estuvo sin Internet, sin redes sociales y sin teléfono inteligente. Pero, tras un primer mes encantado de la vida y reencontrándose a sí mismo, el paso del tiempo le hizo agachar las orejas y, al término del experimento, admitió que la tecnología no era ni mucho menos el origen de todos sus males: puestos a perder el tiempo, si uno se lo propone, puede hacerlo igualmente sin necesidad de estar online y enganchado a Facebook o Twitter y, en cambio, cayó en el aislamiento social. Veredicto: a estas alturas “no se puede” vivir sin tecnología. O, al menos, no hay un motivo imperioso para tener que hacerlo.



Regreso al “futuro” y a los frigoríficos inteligentes

En el caso de esta familia de Canadá, los padres se resisten a que sus hijos tengan una infancia en la que en lugar de lápices de colores y juegos callejeros haya tablets y videojuegos y, sin puntos medios, han decidido drásticamente volver a los 80. Quizá para cuando “vuelvan al futuro” yo ya haya dado la entrada para ese frigorífico inteligente que acaban de presentar también esta semana en una feria tecnológica en Berlín y que te informa de los alimentos que te quedan en la nevera, de si los yogures te van a caducar en dos días y de la receta que te puedes sacar de la manga con las cuatro cosas peladas que te quedan.

Experimentos aparte, y al mismo tiempo que admito que a veces me dan ganas de tirar el teléfono móvil por el WC también reconozco que, en el día a día y aunque ya solo sea por la dinámica del trabajo, cuando alguna vez me he quedado sin conexión a Internet o he creído haber perdido el teléfono móvil como que muy tranquilo no he estado.

Y tú, ¿crees que a estas alturas sabríamos, o podríamos, vivir sin tecnología?