Twitter te hace pensar que eres sabio,instagram que eres fotógrafo y facebook que tienes amigos. El despertar va a ser duro.
(Leído en redes sociales)

domingo, 20 de septiembre de 2009

REFLEXIONES DURANTE UNA MEDIA MARATON


7:45, toca el despertador del móvil, lo cierto es que he dormido muy bien. Salgo a ver que frío hace y sí, hace bastante fresco. Desayuno, preparación de dorsal y hago un poco de tiempo. A las 9:30 es hora de calentar suave, ya habrá tiempo de romper a sudar. 10:00 pistoletazo de salida, llegó el momento. Decido colocarme el último del millar de participantes para empezar con tranquilidad y doy al crono.
Los primeros kilómetros son raros; haberme acostumbrado a entrenar con temperaturas por encima de 30º hace que me cueste que los músculos entren en calor.

Kilómetro 6: La cosa va normal, tampoco voy rápido y cuando veo que bajo a un ritmo de 4'30" el kilómetro, bajo el ritmo. La música me ayuda a estar a lo mío y no entrar en conversaciones con nadie para no fatigarme.Kilómetro 9: Es el mejor momento pero por eso mismo es peligroso. Hay buenas sensaciones, paso a demasiada gente y la euforia de estar agusto puede hipotecar el resto de carrera. He ido a 4'10" este último km. Hay que bajar. Que no se me olvide beber sorbitos de agua. En la última carrera pequé de no beber porque no tenía sed y así me fue al final. Kilómetro 10: llega el tenderete de botellas de agua, cojo una, tiro la mitad para beber más fácil, tomo un par de sorbos y la tiro al suelo. El hecho de beber me ha alterado el ritmo de respiración y decido bajar menguar el paso.En ese momento me pasa bastante gente. Da igual, mi momento de cambio fuerte tiene que estar en los últimos 4 kilómetros. Me recupero.

Kilómetro 14: El ritmo ha descendido considerablemente. Ya pienso en lo que queda pero queda mucho. Voy muy bien de frecuencia cardiaca y respiratoria pero muscularmente me empieza a pasar factura. Aun así espero tener energía para acabar los últimos kilómetro con un cambio de ritmo. Calculo en cuanto puedo llegar y voy "clavando" cada kilómetro a 5 minutos. Veo un grupo de gente experimentada que lleva ese ritmo e intento quedarme con ellos.

Kilómetro 18: No hay posibilidad de cambio, mi ritmo ha descendido considerablemente y me pasa mucha gente. Pienso en pararme a estirar pero no. No queda casi nada hay que ser fuerte mentalmente y acabar. Estoy llegando a la acera Recoletos donde está la llegada pero aun habrá que rodear el Campo Grande. Se me hace eterno.

Kilómetro 20: Alguien se acerca y me pregunta que tal voy. Le digo que muy cansado jeje. Se ofrece a ir delante mío tirando pero prefiero ir yo a mi ritmo, le doy las gracias. Es el último kilómetro, me sigue pasando gente. El dolor muscular es muy grande pero estoy llegando. La mente quiere cambiar el ritmo pero las piernas no pueden.

Meta: Llego, sin cambiar de ritmo, en la meta está Jacinto sacandome una foto, saludo como si estuviera como una flor, pero medio kilómetro más y me habría parado por la sobrecarga. Objetivo cumplido, he terminado. 1 hora 49' 12 ". Diez minutos más lento de lo previsto y del registro del año 2003. Son 6 años más viejo, un par de operaciones de rodilla y un sobrepeso hace dos meses (85Kgs) por el que no se me pasaba por la cabeza ni salir en una carrera de 5 kilómetros. Son algo de autoexcusas, pero esa es la realidad. La preparación no ha sido suficiente. Bajar peso no es entrenar para una media maraton. Llego a casa me peso después de haber bebido bastante agua y comido fruta: 72 Kgs. Al menos he ganado en estética.

2 comentarios:

betusta dijo...

Lo he pasado mal y todo leyendo lo del final. Pero creo que haberlo podido terminar es todo un desafío.
Desde mi punto de vista como "no deportista" me pareces un heroe...jeje.

F.A. dijo...

Interesantísimo post. Ójala todos los deportistas hicieran lo que has hecho tú, para mí al menos sería de gran utilidad esa información.
Espero ansioso las reflexiones TRAS la media maratón (del mismo día, el día siguiente y varios días después).