Twitter te hace pensar que eres sabio,instagram que eres fotógrafo y facebook que tienes amigos. El despertar va a ser duro.
(Leído en redes sociales)

lunes, 8 de enero de 2007

COMERSE EL MUNDO



Una vez mirado atrás al menos te ríes pero da la sensación que hemos pasado unos días dedicados única y exclusivamente a comernos el mundo, si si, unos días dedicados al arte de la gastronomía, pero no desde el punto de vista del arte culinario sino del arte de zampar como locos. Todo empieza con las infinitas cenas pre-navideñas que antes era una pero ahora que si la del trabajo, la de los amigos, la de los otros amigos, la de los del futbito, la de los del padel y la de la comunidad de vecinos.
Y llega los días de autos y claro tampoco vas a cortarte en comer menos pues porque nos ponen más comida, y claro, por no hacer el feo y dejar las cosas ahí... Pues acabas engullendo como un "condenao": que si gambas, que si chipirones, que si almejas, que si mejillones, que si lechazo. Pero claro, no se acaba todo con la comida, que consiste en aperitivo (hay gente que hasta come canapés de canguingos) y luego lo que entre después (ya que con el aperitivo hubieras tenido comida y cena en un día normal); sino que continúa con el postre. Que no es un postre normal, no. Consiste en melocotón en almíbar, piña del tiempo, helado, flan y nata por encima para hacerlo más bonito y meter más comida, es decir, un pijama, que todavía no se porque se le llama así.Pero es que todavía hay más, llegan los turrones que se suelen quedar ahí y quedan para el año siguiente, que si alguna vez habeis cogido un turrón del año anterior podreis observar ese caldo aceitoso tan majo que hay quien incluso lo usa para lubricar el coche. También aparecen los polvorones, las pasas, los bombones, un sinfín de chucherías que pretenden que nos metamos por pico cuando ya es imposible que quepa algo más en nuestro estómago quejoso.Te levantas de la mesa con esfuerzo, piensa que también te has bebido el vino y el cava correspondiente y aún te están preguntando si quieres un chupito o una copa. ¿Más cosas?
Prefieres ir al lavabo. Y ahora cuando llegan los días normales hay que dejar descansar el buche, y encima empezar a estudiar, trabajar, e ir al gimnasio a quemar las calorías de estos días. Vuelve el estrés, la rutina y la monotonía del día a día pero para nuestro organismo es necesario RECUPERAR EL RITMO.

1 comentario:

F.A. dijo...

¿¿Y patas de peces no comiste?? Porque debe ser lo único que te ha faltado. Y el aspecto de persona salubre, redondita y coloreada que te habrá quedado después, ¿eh?